Trabajo valorado.

Un ingeniero en sistemas fue llamado a arreglar una computadora muy grande y extremadamente compleja… Una computadora que valía 12 millones de dólares. Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato. Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo. Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente.

El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.

– ¿Cuánto le debo? preguntó.

– Son mil dólares, si me hace el favor.

– ¿Mil dólares? ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo? ¿Mil dólares por apretar un simple tornillito? ¡Ya sé que mi computadora cuesta 12 millones de dólares, pero mil dólares es una cantidad disparatada! Le pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique el monto.

El ingeniero asintió con la cabeza y se fue.

A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto, sin chistar.

La factura decía:

“Servicios prestados:

*Apretar un tornillo………… U$S 1 dólar.

*Saber qué tornillo apretar…. U$S 999 dólares.”

Para todos aquellos profesionales que día a día se enfrentan con la desconsideración de quienes por su propia ignorancia no alcanzan a entenderlos.

Anuncios

Compañeros?

hoyo

Me parece muy oportuno hablar de lo que realmente significa el concepto de “equipo”, ya que en estos tiempos de constantes desafíos en el mercado y en los que las organizaciones tratan de adaptarse a los cambios en las modalidades de consumo, hay que rediseñar el aspecto participativo de los empleados de cada empresa. Se debe dar más énfasis al grupo que a cada individuo en particular, aspecto al que muchas personas de la compañía eluden, haciendo que prime el egoísmo por sobre la generosidad. Sería importante poder cambiar mentalidades individualistas, para así poder llevar a la práctica de manera efectiva ese “liderazgo colaborativo” que aporta más valor a la organización, enriquece, mejora la calidad del producto final y genera aprendizajes que aportan. Además, permite que se aceleren los procesos y se resuelvan los problemas más rápido y de mejor manera.

Por eso, vuelvo a insistir en que resulta ilógico, absurdo, que un grupo en una red social como Yammer (una tecnología con mucha seguridad y exclusiva para los colaboradores cada empresa), sea “privado”, ya que resulta imprescindible que los “dueños” de esos conocimientos y experiencias en cada área, tengan los recursos necesarios para poder compartirlos con aquellos compañeros que los puedan necesitar.

jorah+supervivencia

Nadie puede sobrevivir en este mundo sin ayuda. Nadie.” (Ser Jorah Mormont, Juego de Tronos)