Linkin Park sorprende con “Lost in the Echo”.

Imagen

Se estrenó un nuevo video de Linkin Park.
“Lost in the Echo”
Es increíble!! Siempre están a la vanguardia! 
Excelente la calidad del video y con unos efectos impresionantes! Además, lo más innovador es que se va armando la historia con fotos del usuario que lo esté viendo!! (porque sólo se puede ver completo desde la página http://lostintheecho.com/ y logueándose con Facebook).

Este tema forma parte de “Living things”, cuarto disco de estudio en su carrera, que fue lanzado en junio pasado y debutó en el primer lugar de la Lista 200 de Billboard y contó con “Burn it down” como primer sencillo.

Actualmente, Linkin Park se encuentra de gira con Incubus y Mutemath y pisará suelo mexicano el próximo 14 de septiembre en la Arena Ciudad de México, mientras que dos días antes participará junto a la agrupación Garbage en Monterrey, como parte del “MTV Worldstage”, que el canal de música realizará en dicha ciudad. 
El 5 de octubre se presentarán en GEBA en nuestro país y las entradas ya están a la venta a partir de hoy.

Imagen

Acá va el trailer del video que puede verse en youtube:
http://youtu.be/NEDG31pF2sw

Imagen

Anuncios

Se filtraron tres nuevas canciones de Lana del Rey en la web.

Imagen

   Enorme sorpresa luego de encontrarnos con tres nuevas canciones de Lana del Rey en la red: Big Bad Wolf, Playing Dangerous y Afraid. Son toda una novedad, ya que las últimas noticias que habíamos tenido de la cantante estaban más relacionadas con la publicidad que con la música.

Imagen

    Criticada y admirada de manera extrema, ha aparecido en las revistas de Estados Unidos y Europa con frecuencia el pasado año, explotando esa estética sexy, ese look americano años 50-60. Tal vez sus juegos de voz no vayan con todos, pero…a mí personalmente me gustan sus canciones y sus letras (aprecio que las escriba ella misma) y espero que su próximo disco no decepcione. El álbum anterior, “Born To Die”, me transportará al pasado cada vez que lo escuche, así como le sucede a muchos otros que conozco. Ella misma dijo una vez: “Me parece maravillosa esa cualidad que tiene la música de llenarse de nuestros recuerdos y experiencias, que además retiene y nos vuelve a transmitir en forma de flashes de memoria siempre que la escuchamos.”

   En las últimas semanas hemos sabido que esta chica ha firmado con Jaguar, la casa de coches de lujo, para ser la cara de sus nuevos modelos deportivos. Estaríamos hablando de un contrato de seis cifras, según el diario The Sun, para lanzar el modelo F-Type, que se presentará en París el mes que viene.

Imagen

También podemos ver a Del Rey como imagen de la nueva campaña de la marca de ropa sueca H&M. Se lanzará un video, titulado Terciopelo azul, y el 19 de septiembre podrá verse la campaña al completo en la web de la marca. Más tarde se emitirá por televisión. Mientras tanto, podemos ir oyendo las mencionadas nuevas canciones:

Big bad wolf:

 

http://youtu.be/EOxdC9tVrtI

 

Playing dangerous:

 

http://youtu.be/lPnwZrHpFSc

 

Afraid:

 

http://soundcloud.com/yarczi/lana-del-rey-afraid

 

Two Door Cinema Club nos dejan escuchar “Beacon” en streaming

    ¿Ya pensaban que no iban a poder escuchar “Beacon” hasta septiembre? Pero no! Porque los chicos de Two Door Cinema Club se han adelantado a los acontecimientos y han colgado el disco completo en su página oficial de Soundcloud para que lo puedas ir degustando antes de su lanzamiento oficial el próximo 3 de septiembre. La banda se encuentra inmersa en tremendas giras por el mundo de los festivales de verano en Europa, pero no por eso van a dejar la promoción del nuevo álbum de lado.

Imagen

 

   Describieron su trabajo como más maduro, y aunque generalmente eso, es  lo que le brinda a cada banda por el paso del tiempo, muchas veces años y madurez musical no se corresponden. Tendremos que decidir tras escucharlos…

   Ya nos habían adelantado un tráiler que nos dejaba entrever que seguían manteniendo su sonido y el primer single se dejaba escuchar. El resto… escuchen y juzguen por ustedes mismos.

Imagen

http://soundcloud.com/two-door-cinema-club/beacon

Los temas son:

1. Next Year        4.11

2. Handshake       3.31

3. Wake Up          3.45

4. Sun                   3.07

5. Someday          3.43

6. Sleep Alone     3.56

7. The World Is Watching (With Valentina)   3.36

8. Settle                3.52

9. Spring               3.24

10. Pyramid          3.09

 Beacon – Album trailer

http://youtu.be/-2-XlHP9wzM

 

Con Soledad se aprende

 

  Estaban en el fondo jugando a hacer comidita con cacerolitas, barro y pasto. Pasaban ahí casi todas las tardes al cuidado de su abuela Sofía, la mamá de su mamá.

   El chalet de la abuela Sofía no era muy grande, tenía dos habitaciones, un baño, la cocina-comedor y un hall en la entrada. Lo que sí era grande era ese fondo con árboles frutales como un caqui, un peral, un limonero, un árbol de nísperos y una higuera.

   El terreno lindante a la casa de la abuela Sofía era perfecto para organizar expediciones  y explorar cada rincón abriendo senderos entre los altos pastizales. Incluso en el frondoso cañaveral que había en una punta del terreno, los chicos idearon una especie de choza de cañas a la que llamaban “la cabaña” improvisando muebles con latas de pintura oxidadas y unos ladrillos. En esa “cabaña” se hacían las reuniones entre los nietos de Sofía y algunos chicos del barrio que consistían en algún juego de cartas, cambiar figuritas o aprovechar que alguno siempre traía una pelota y algo bueno siempre se armaba.

   Ese día, como otros tantos, venía la mamá a buscarlos después de cenar para llevarlos con ella a la casa. Pero terminaron de comer, y el más chiquito, que mucho no sabía de horarios pero sí de cosas cotidianas, le preguntó a su abuela por qué todavía no estaba la mamá con ellos. Sofía, no quería mostrar su preocupación y le contestó con mucha tranquilidad que seguramente ya estaba por llegar.

   Pasó casi una hora desde aquella pregunta y sonó el teléfono. Era la mamá, habló Sofía con ella y le pasó el teléfono a la más grande, Soledad, que con sus escasos once años entendía que algo no estaba bien.

   Colgó el teléfono con un nudo en la garganta, el pecho oprimido, angustia en la carita… miró a su abuela, que con mirada cómplice le indicó que lo mejor era el silencio.

   Saludó a sus hermanitos y fue a buscar una almohada a donde esconder algunas lágrimas: supo por ese llamado que su abuelo no iba a abrazarla más.

   Sintió bronca, por no haber podido estar cerca de él los últimos minutos…

   Lo mejor que pudo hacer para que doliera menos, con sus once añitos, fue recordarlo contento por algún invento nuevo que se le había ocurrido, compartiendo juegos con ella y sus hermanitos, o  siendo cómplice en algunas de sus travesuras.

   Lo que ignoraban los chicos era que a partir de ese día todo iba a ser diferente. Pasaron unos días y la abuela que había quedado solita, Celina, se empezó a quedar a dormir en la casa de ellos en un sofá-cama que había en la pieza de las nenas.

   En esos mismos días, sucedió que la abuela Sofía, una mañana, mientras los chicos estaban en la escuela, fue a comprar algunas cosas para tenerles la comida preparada cuando llegaran. Nunca le había pesado tanto la bolsa de los mandados, y la traía con la misma carga de siempre. Al pasar la puerta de entrada se sintió más que agitada y un fuerte dolor le punzó muy fuerte el lado izquierdo del pecho… era la temible consecuencia por tantos años ensombrecidos por el tabaco desde la temprana juventud.

   Esa tarde, los chicos no la pudieron ver, y se quedaron en su casa al cuidado de la abuela Celina. No era lo mismo, era inevitable la comparación. No era lo mismo, y esto sonaba una y otra vez en la cabecita de los chicos. Con Sofía era todo aprendizaje y diversión a la vez, desde el lavado de las manos antes de cada comida, hasta la búsqueda de bichos bolita y lombrices que había debajo de las baldosas, pasando por la enseñanza de múltiples juegos de mesa, de cartas y hasta la forma de comportarse en la mesa, pero siempre juntos, todos juntos y marcando siempre el respeto como valor fundamental.

   Se podría pensar que los chicos esas tardes estaban solos, porque Celina hacía sus cosas, planchaba algo de ropa, miraba novelas… cuando salió un par de veces a buscar ropa tendida en la soga, se encontró con el del medio de sus nietos, Martín, caminando por el techo de la casa haciendo lo que para él sería un “turismo de aventura”.  Aterrorizada, pegaba dos gritos y el muchachito, con una enorme destreza, bajaba por una reja de la ventana del fondo, encontrándose al instante al lado de ella como si nada hubiera ocurrido.

   Las nenas compartían la habitación pero no por eso pasaban tiempo juntas por el hecho de llevarse más de ocho años de diferencia. Es así como cada una se entretenía por su lado, al igual que Facundito, el otro varoncito, que vivía en un mundo de autitos, camiones, trenes y pistas de juguete, creando historias que se asemejaban mucho a las series de acción de la televisión, con efectos de sonido incluidos.

   Y así transcurrieron los días y la situación con la abuela Celina se tornaba cada vez más áspera, incluso la mamá de los chicos tenía diferencias con ella.

   Mejoró la abuela Sofía pero ya no se quedaban con ella, la visitaban menos seguido que antes porque últimamente se hacía cada vez más estudios, y la mayoría de esas visitas iban acompañadas de un paso por la clínica donde la atendía su médico.

   La abuela Celina, optó por retornar al hogar que compartía con el abuelo Pedro, allí por la ciudad lindera con La Plata, Berisso, para así acostumbrarse y aprender a vivir en soledad.

   Sucedió lo que los chicos mayorcitos temían: en uno de esos pasos por la clínica, el doctor de la abuela Sofía recomendó una urgente internación. Los primeros días, la podían visitar en su habitación pero pasó una semana y ya no la podían visitar porque su mamá (que siempre les fue de frente por más dura que sea la verdad) les explicó que tenía muy débil el corazón y que ahora estaba en otra sala donde había un equipo que la cuidaba mejor.

   Pasó un año y medio entre idas y venidas, corridas e internaciones múltiples, hasta que el corazoncito de la abuela Sofía, ese que rebosaba de amor por sus nietos, no tuvo más fuerzas para seguir latiendo.

  Otra cicatriz muy profunda y difícil de sanar había aparecido. Soledad esta vez no había perdido a una abuela, porque no solamente cumplía ese rol en su vida. Su abuela Sofía significaba una fuente inagotable de saberes a través de sus historias de toda una vida muy marcada por el sufrimiento, por golpes demasiado hondos que afrontó solita desde muy chica, ya sin una mamá que le acaricie la carita desde su octavo cumpleaños. Ella se propuso desde el primer día que tuvo en brazos a Soledad, que sus nietos iban a ser todo lo felices que ella y sus hermanitos no habían podido ser…

  Volcó así toda su sobreprotección en la primera nieta, toda su adoración y dedicación pertenecían a Soledad y fue así como, sin querer, construyó un cascarón, un escudo alrededor de su nieta y que a medida que llegaban sus hermanitos al mundo, iba siendo replicado en cada uno de ellos de igual manera.

Imagen

Soledad los primeros días luego de la ausencia de su abuela se refugió en su diario: un cuaderno muy antiguo de tapas rosas que le había regalado su mamá cuando cumplía ocho. No podía hablar con nadie más, nadie la iba a entender más que aquellas hojas amarillentas que iban a acrecentar los silencios y las preguntas.

  Y así fue como, sin nadie que la tome de la mano y le explique por qué Dios decidía de esa forma tan absurda, se fue respondiendo sola.

  El quiebre se acentuaba día a día.

   Los chicos notaban que sus papás tenían horarios dispares y que ya casi ni se encontraban. Los rituales que hacían todos juntos, ya habían quedado en el olvido.

  La casa se tornó fría y ya nunca más se volvió a compartir una comida con todos los integrantes en la mesa.

  El llanto de un padre es una marca aguda en ese mundo idealizado que tienen los chicos, en el cual los papás son aquéllos súper héroes capaces de enfrentar todo e indestructibles.

  Sí, el llanto de un padre por ver derrumbado ese proyecto de vida que, desde adolescente, había construido con su compañera.

  Las visitas paternas eran cada vez más incómodas, había cada vez menos cosas en común, pocos temas por compartir.

  Un dos de octubre, Facundito no aguantó más su tristeza y le dijo a la mamá que quería irse a vivir a la casa del padre. Soledad no comprendió su decisión y habló de mil maneras con su hermanito, no sólo por ser la mayor, sino porque siempre sintió con él esa afinidad que no tenía con los demás hermanos y sabía que de alguna forma iba a poder llegar a convencerlo de cambiar de opinión.

  Ver alejarse un auto cargado con bolsos, juguetes y una manito saludando detrás del vidrio fue otra de esas marcas que son difíciles de borrar.

  Ya no alcanzaban las amarillentas páginas de un diario con algunos de sus textos borroneados por las lágrimas, no alcanzaban las charlas con amigas para poder hacer más liviano el dolor, tampoco podía compartir ese vacío con su mamá porque sabía que ella lo sufría aún más.

  Soledad tuvo que aprender con cada pérdida. Y con el correr de los años se fue dando cuenta que tenemos que ir subiendo, solos, los peldaños de una gran escalera que es la vida y que, entre escalón y escalón, algunas personas nos acompañan, y otras no. Pero que también cada vivencia de esos niveles de la vida nos presenta personas nuevas con las que vamos creciendo y compartiendo momentos que debemos atesorar.

FIN.